Eliminar la acidificación

La estrategia principal a seguir para cualquier programa de desintoxicación  consiste en elminar los residuis ácidos de la sangre, la linfa y los demás fluidos corporales, que deben ser ligeramente  alcalinos. En la medicina tradicional china, la sangre, la linfa, la bilis y otros esenciales del cuerpo fluidos corporales reciben en conjunto el nombre de jing-yi (“fluidos vitales”), y el estado del jing-yi de una persona, sobre todo de su torrente sanguineo se considera un factor determinante de la salud.

V.E. Irons, una de las máximas autoridades mundiales del mundo occidental sobre la desintoxicación terapeutica para la salud y la longevidad, coincide con el punto de vista tradicional chino, de que “cada celula del cuerpo se abastece de sangre, que nutre la célula, sistituye las partes estropeadas y se lleva los productos de desecho”. Por esta razón si el torrente sanguineo esta intoxicado, lleva pocos nutrientes y esta tan saturado que no puede cumplir su función de llevarse los desechos celulares. Lo mismo se puede decir del Sistema Linfático. En el cuerpo hay entre 600 y 700 glándulas linfáticas, y hay tres veces más volumen de linfa que de sangre. Una de las principales funciones de la linfa consiste en eliminar los desechos àcidos de la sangre y los tejidos, pero si la propia linfa esta contaminada con residuos ácidos, no puede realizar bien esa función de depuración. Los ácidos constituyen un obstáculo para la libre circulación de la linfa dentro de los canales linfáticos, con lo cuál inhiben aun más su capacidad para depurar la sangre y los tejidos.

En cualquier tipo de depuración que uno elija, siempre hay que recordar de beber 2litors de agua mínimo al día, a fin de neutralizar, diluir y eliminar la cantidad máxima de àcidos y otros residuos tóxicos que el proceso de desintoxicación libera de los tejidos de todo el cuerpo.             El cuerpo humano esta formado por agua en más de un 70%. Si todos los días saturamos el organismo con abundante pura agua alcalina, los contaminantes salen constantemente de la sangre y los tejidos y se eliminan a través de los riñones, los intestinos y la piel. Así se lavan todos los tejidos corporales y todos los fluidos vitales se vuelven a llenar de agua limpia.